Todo comenzó una mañana de febrero donde después de darle muchas vueltas decidí buscar un campus en el extranjero, el primero que me apareció fue el de “Basket & aventures” en Orlando, claro, a mí se me iluminaron los ojos, escribí un correo a la empresa y no se podía porque está acotado a los entrenadores de confianza de la empresa, pero me ofrecieron la oportunidad de ir al campus que tenían en  Prades (Francia), un campus internacional donde acudirían entrenadores y jugadores de varios lugares del mundo, era tan solo una semana y no era Estados Unidos pero podía ser el campus para cumplir mi sueño, entrenar en el extranjero.

 

Tras unos días de correos electrónicos con Guillaumme, Director del campus, llegamos al acuerdo de acudir al campus en Prades y en el Collell (Cataluña) en total dos semanas de baloncesto, todo ello bajo el nombre de International Basketball Camp 2012 organizado por Basket & aventures y los Orlando Magic de la NBA.

pdf gratis

 

Según se iba acercando el día, yo iba intensificando mi estudio del francés, pero el día que me llegó el programa del campus (escrito en francés) me di cuenta que seguía sin entender casi nada, con lo que diccionario en mano traduje mi programa al español y me puse a preparar muchos ejercicios sobre lo que me pedirían en el campus, ya que la planificación estaba orientada en estaciones de trabajo. Tras una  semana llena de nervios, llegó el día 6 de julio, comenzaba el viaje en el que iba a cumplir un sueño que había perseguido desde que comencé a entrenar. Tras 6 horas de

viaje, 3 trayectos en tren y uno en autobús, llegué a Prades, un pequeño pueblo cercano a la localidad de Perpignan (Francia) y con unas vistas tremendas. En la estación de autobuses se encontraba uno de los entrenadores del campus para acompañarme al recinto, nada más bajarme del autobús comenzaron los nervios por el idioma, la verdad que el ingles no era un gran problema, ya que con un vocabulario común más bien escaso me suelo defender bien y en el apartado del baloncesto hay unos vocabularios muy completos que solo tienes que leer un par de veces y listo, pero el Francés…uff!!, seguía sin comprenderlo bien, así que supondría un reto terminar el campus comprendiendo algo de francés, pero tengo que decir que mi estancia en el campus ha sido más fácil ya que varias horas al día podía hablar español por que mi compañero de habitación era Álvaro Barrioluengo un entrenador de León.

 

 

El primer día del campus los chicos y chicas recibieron sus equipaciones al igual que nosotros y nos fuimos juntos a la cancha para hacer grupos de nivel, allí nos esperaban también los jugadores y jugadoras que asistirían como externos al campus, al final entre todos sumábamos más de 100 participantes, comenzamos la toma de contacto del campus dividiéndonos en un primero momento en 2 grupos: NBA y NCAA haciéndolo por edades, después de esto se comenzó a jugar una serie de partidillos de 4×4 durante una hora para finalizar el día con la confección de equipos ya que cada entrenador tendría un equipo para competir por las tardes, la verdad que el equipo que tuve fue la bomba, aunque como siempre me preguntaron “¿por que has elegido a 3 chicas primero?” , claro, los demás habían elegido a tres chicos en primer lugar… creo que es “deformación” profesional o la costumbre de haber entrenado a chicas. Los equipos estaban formados por 9 componentes y en mi categoría, la NCAA, 6 equipos, la verdad que fue una competición en 4 días muy divertida.

 

Cuando terminamos esa toma de contacto yo me sentí mucho más a gusto ya que había comenzado ,con algunos nervios, pero el día iba muy bien, llegamos al alojamiento del campus y seguimos con la adaptación a las costumbres francesas ya que ellos comen y cenan mucho antes que nosotros, tras la cena fuimos a la sala de juegos y llego el momento de preparar la primera sesión de entrenamiento, hicimos dos grupos de entrenadores, los que hablaban francés y los que hablaban inglés, ahí me dí cuenta de lo enriquecedor que iba a ser el campus por la mezcla de culturas y estilos de entrenamiento, si mi memoria no me falla además de los entrenadores franceses y los dos españoles había compañeros entrenadores de países como: Croacia, Canadá, EE.UU, Siria, Italia algo que es muy difícil de conseguir. Tras preparar la primera sesión con un calentamiento general y estaciones de trabajo me fui a la habitación a preparar los ejercicios y sobre todo el vocabulario necesario para que los chicos no tuviesen ningún problema en entenderme, aunque algunos chicos no hablaban nada de inglés (así que con el mini-diccionario en el bolsillo), a la mañana siguiente cuando termino el desayuno estaba motivadísimo o con unas ganas enormes de comenzar el primer entrenamiento, en mi mente solo pensaba…mi primer entrenamiento en el extranjero…, la verdad que suena un poco ñoño pero claro no os podéis imaginar cuantas veces he soñado con ese momento…Hicimos el trayecto hasta el pabellón y comenzamos los entrenamientos, todo fue genial, algo cansado porque pasan más de 100 jugadores por estación pero claro, la parte positiva es que ves a jugadores y jugadoras de diferentes nacionalidades y descubres como trabajan la técnica individual en otros países, cuando terminamos el entrenamiento sobre las 12 de la mañana nos marchamos a comer y luego un pequeño rato de descanso tanto para los chicos como para los entrenadores ya que la sesión duró 3 horas.baloncesto ataque

 

Ya llegada la tarde comenzaban las competiciones entre los equipos, unas competiciones que terminarían en un All Star y en un concurso de triples, habilidad, etc. Tras el entrenamiento de la tarde y su ratito de piscina, llego la noche donde los chicos comenzaron a relacionarse y la verdad que con tanta variedad cultural y la ayuda de los entrenadores, se convirtió en una convivencia muy buena y enriquecedora, por las noches los chicos tenían una sala de juegos, con Ping –pong, futbolín, juegos de mesa, bar,  pista de baile, sala de video/cine, Internet y algo relacionado con el baloncesto y lo más usado durando todo el campus, la típica maquina de los recreativos donde competimos a ver quien mete más canastas, la verdad que había piques incluso con los entrenadores. Después de los primeros días de entrenamiento llego el día de visitar el parque acuático y desconectar de 6 horas de entrenamiento diario, aunque siendo sinceros, tengo que decir que fue matador pero a la vez genial, ya que además de divertirme muchísimo conseguí hablar un rato en francés otro de los objetivos que me había planteado. Cuando finalizamos el parque acuático con un color más característico de una gamba que de un entrenador de baloncesto, nos deparaba otra sorpresa al llegar a Padres, ya que jugamos los entrenadores un partido contra el equipo local, la verdad que fue toda una experiencia y los chicos se lo pasaron en grande ya que varios entrenadores aun siguen en activo jugando en equipos Franceses a buen nivel y estos nos deleitaron con un repertorio de mates, pases imposibles y lo mejor de todo es que ganamos el partido, no se si influidos por el estamento arbitral “Álvaro Barrioluengo” o por la calidad del equipo de entrenadores.

 

Llegó el jueves, el último día de campus, comenzamos este con los concursos típicos de triples, habilidad, etc. El de habilidad me sorprendió ya que yo en particular nunca lo había visto, y consistía en dos conos abiertos en 45º y el jugador tenía que anotar el máximo número de entradas en un minuto, estos concursos también estaban divididos en NBA y NCAA y la verdad que fue divertida la mañana aunque se notaba la tensión porque por la tarde tenían las finales y el All Star, unas finales a las que no llego mi equipo pero por poquito, por un solo partido, me ofrecí a ser el árbitro de las finales y termine arbitrando los dos All-Star.

defensa

 

Después de esos All Star tocaba la última noche, donde ya se veía a los chicos algo tristes porque se tenían que ir, pero los entrenadores más dicharacheros fueron animando la noche bailando y cantando (yo no era uno de ellos, ya que si hubiera bailado podrían haber aumentado las lesiones en el campus, con riesgo de ser alguna grave), durante esa fiesta de despedida el Gran Álvaro nos deleito con un magnifico video del campus que saco las sonrisas de todos y los colores, ya que el caballero nos saco a casi todos durmiendo en los trayectos en autobús, además de ese pequeño detalle fue capaz de plasmar el espíritu del campus, esa mezcla cultural que pienso que nos ha hecho crecer a todos tanto como entrenadores y jugadores, como personas.

ejercicios baloncesto

 

A la mañana siguiente comenzó la hora de recoger todo, los chicos sus maletas y nosotros todo el material para la segunda semana en España y nuestras maletas, además tuvimos que preparar el acto final donde se entregaban los diplomas y unas fichas de evaluación que cada entrenador confeccionaba de los jugadores que había entrenado en su equipo durante el campus, cada entrenador lo rellenaba en su idioma, algo que fue muy divertido porque algunos chicos no entendían nada el español así que toco traducir al ingles o que otros entrenadores lo tradujesen al francés. Durante el acto de entrega de diplomas también se entregaron los premios de los concursos, el MVP, el jugador con mayor progresión, etc., pero yo me quedo con un momento y es el momento donde entrenadores y jugadores de diferentes países, con sus idiomas y sus culturas nos tuvimos que despedir y salieron esos vínculos afectivos, que por otra parte siempre salen en todos los campus o todas las temporadas pero a mi me impacto positivamente y la verdad que fue cuando me di cuenta de que había cumplido mi sueño y había disfrutado muchísimo, pero se acababa esa semana y me entristecía un poco, pero bueno es el trabajo que tenemos también lo entrenadores ¿verdad? que cada fin de temporada nos llega ese momento donde afloran esos vínculos afectivos. Terminado los actos, muchos chicos y chicas volvieron de camino a sus casa, menos los chicos y chicas que repetían semana que tenían también como los entrenadores día de descanso, nos disponíamos a tener unas horas de descanso y dormir un poquito, pero claro, no fue posible, el baloncesto nos llamaba y nos fuimos a jugar un ratito a unas canchas, ¿Qué raro no?, pero sí, cambiamos el descanso por unos partidillos de 3×3, aunque uno de los mejores momentos del día estaba por llegar, ya que Laurent (Director Técnico del Campus), nos acompaño a un pueblecito cercano a Padres donde pudimos disfrutar de unas preciosas vistas ya que el pueblo era muy bonito pero con lo que me quedo es con las dos horas de conversación sobre baloncesto de un entrenador croata, un entrenador sirio, un entrenador francés y  un entrenador español, la verdad que fue un momento muy enriquecedor y donde puedes compartir baloncesto, ideas, métodos, etc.

 

Al día siguiente nos montamos en el autobús que nos llevó a España, atrás quedan y quedaran muchos recuerdos y grandes momentos de baloncesto y sobre todo un sueño cumplido, aunque aún quedaba una semana más en España pero con jugadores extranjeros, así que las experiencias continuarían y el sueño continuaría una semana más.

 

Me gustaría agradecer muchas cosas pero sobre todo la oportunidad, El trato, los conocimientos, las conversaciones, la paciencia (por lo mal que hablo ingles) y las experiencias tanto a los jugadores como a los entrenadores Guillaume, Laurent, Titou, Estelle, Mendrix, Simon, Gaith, Alvaro, Miljan, Gauthier, Jason, Brittany, Emilie y Leo.

Saúl Menchén Chacón

Entrenador Superior de Baloncesto

C.D.E. Pool Xetafe.