defensa

jugadas

jugadores

entrenador

jugadores

defensa

El rebote es un aspecto fundamental en el ataque, tanto en el rebote defensivo (donde comienza el ataque) como en el rebote ofensivo, ya que si lo capturamos no sólo tendremos buenas posibilidades de anotar sino que evitamos un ataque del rival. Por supuesto como maneja Sainz es fundamental no realizarlo porque sí, sino con criterio ya que es importante considerar el balance defensivo

El último punto que maneja Sainz comienza desde el armado de los planteles y luego el entrenador tendrá la responsabilidad de profundizarlo. El juego equilibrado, o sea el tener tanto un buen juego interior como exterior, parte desde el momento que se contratan jugadores ya que, obviamente, buscaremos contar con jugadores fuertes en el juego interno, que tengan un 1×1 importante y que no sólo jueguen a partir de rebotes ofensivos o descargas tras alguna penetración de un jugador exterior.

También necesitamos jugadores con buen tiro exterior, ya que si no, podremos sufrir ante zonas que se nos cierren y que no dejen jugar a nuestros internos. Y por supuesto que son igual de necesarios jugadores de buen 1×1, para poder penetrar y romper la primera línea defensiva que nos presenta el rival, si no, pecaremos de predecibles y puede costarnos mucho tener un juego fluido.

En definitiva la construcción del juego ofensivo depende de muchas variables y es importante manejar todas y no dejar nada al azar. Si logramos que los jugadores entiendan cuándo realizar cada acción y dónde realizarlas tendremos gran parte del trabajo.

W.A Healey y J. Hartley (1982) afirman que Usando varios tipos de zona y cambiándolas constantemente, se tiende a desconcentrar al atacante y se hace difícil montar una pauta ofensiva.

Esto es seguramente lo que todos los entrenadores piensen a la hora de realizar variantes en las zonas y cambios entre defensa zonal e individual. Pero justamente es lo que se debe contrarrestar y una opción muy viable es la de las ofensivas universales.

Es importante a la hora de construir estas ofensivas tener en claro los principios de ataque no sólo para defensas individuales sino para aquellas defensas zonales que nos presentan los entrenadores rivales.

Algunos principios contra la zona podemos tomarlos del libro de Hal Wissel (2002), el autor toma 10 principios fundamentales para el ataque a las zonas

1 Contraataque, atacar a los defensores antes que tomen sus posiciones.

2 Utilizar un buen espaciado, buscar que nuestros tiradores se coloquen lo más abiertos posibles para que la defensa deba extender la zona.

3. Desplazar el balón, se debe buscar pasar el balón rápidamente del lado fuerte a débil, del interior al exterior.

4. Devolver el balón al lado inicial, pasar un balón a un lado y cuando se mueva la defensa moverlo rápidamente a la inicial.

5. Triple amenaza, que los jugadores siempre se coloquen en zonas donde sean amenaza para tiro, pase y penetración.

6. Dividir la zona, los jugadores exteriores deben introducirse por las aberturas de la zona.

7. Penetrar y pasar, penetrar entre los defensores para obligar que otros defensores ayuden y dejar libre a sus compañeros.

8. Enviar cortadores a través de la zona, se hace difícil para la defensa tener contacto visual con el balón y con otro atacante que le corte por detrás.

9. Paciencia, equilibrio y buena elección de lanzamientos, cuando se muestra paciencia la defensa se cansa y muestra errores.

10. Atacar los tableros ofensivos

Éstos son algunos de los principios que tendremos en cuenta a la hora de armar una ofensiva universal. Por lo tanto será clave antes de plantear nuestro sistema que los jugadores tengan claros estos conceptos que en definitiva serán los que hagan efectiva la ofensiva.

1.4 ¿Qué tener en cuenta para utilizar la ofensiva universal?

Qué ofensivas utilizar es siempre una situación importante por parte de los entrenadores. Primero porque hoy en día existen muchas variantes defensivas y uno debe prepararse para que ninguna de ellas le sorprenda.

Ereña, José Luis. (s/f) manifiesta quePara atacar con éxito una defensa mixta el equipo debe disponer de un sistema que pueda aplicarse a diversos modelos defensivos con una constante: la iniciativa y utilización de conceptos dentro de una disciplina colectiva

Por supuesto que tener varios sistemas que se adapten a cada defensa que se nos plantee es muy importante, pero como se hace referencia en este artículo debemos disponer de un sistema que mediante la iniciativa de los jugadores y la utilización de conceptos, que deben estar claros y entrenados, se pueda revertir las variantes que nos implante el equipo rival.

pdf gratis

Existen enorme cantidad de ofensivas y sería imposible tener en cuenta todas para realizar un análisis, pero sí podemos tener en cuenta generalidades en las ofensivas. Por ejemplo podemos empezar con la ofensiva con un solo pívot, siendo una ofensiva que permite el desarrollo de la iniciativa individual y también la estimula. Otra de las características importantes cuando utilizamos alguna de las ofensivas con 1 pívot y 4 jugadores en el perímetro es que logramos que la defensa se abra más y tenemos más versatilidad en nuestra formación. Sin dudas tener este tipo de ofensivas como referencia es muy importante a la hora de pensar en ofensivas universales, ya que con muy pocos cortes podremos atacar una zona generando sobrecargar una zona y superioridad numérica.

Podemos también tener en cuenta las ofensivas con 2 pívots que nos dan algunas ventajas. Por ejemplo, el tener un equipo más alto lo que nos daría mayor posibilidad de obtener rebotes ofensivos, así como también un poco más de equilibro en el juego interno y externo. Obviamente que para esto requerimos jugadores con determinadas características, en general siempre buscamos un ala-pívot más versátil, que pueda jugar en el poste alto, por lo que debería poder dominar el tiro desde esa posición y también ser buen pasador, ya que ante una zona intentaremos como una de las primeras medidas, que el balón ingrese en el poste alto para poder desequilibrarla desde ahí. De esta manera, favorecemos el juego del alto-bajo con ambos pívots moviéndose inteligentemente y cortinándose para generarse espacios entre ellos, que es fundamental a la hora de plantear las ofensivas universales.

Un problema que encontramos al jugar con 2 pívots bien internos es que se nos atasca la zona central y se encuentran menos espacios. De todas maneras lo más importante no es la ofensiva específica que utilicemos sino los conceptos que tomemos en cuenta para atacar las diferentes defensas que nos planteen los rivales.

Por ejemplo podemos tomar como referencia la publicación de Miguel Rodríguez Tovar (s/f), donde maneja la idea de atacarla con una formación 3-2, moviendo la bola por el perímetro pero siempre intentando buscar un pase interior para jugar en pareja con los postes.

Si analizamos esta simple situación de cómo atacar la zona, es algo que utilizamos comúnmente contra el hombre, buscando el alto y bajo con los “grandes” y circulación entre perimetrales.

Pero es bueno tanto para este tipo de ofensivas como para todas, tener presente dónde queremos hacer llegar la pelota, dónde tenemos nuestra ventaja para poder explotarla, quiénes son sus malos defensas para atacarlos, etc. Como siempre, no debemos dejar que el sistema nos aleje de nuestros verdaderos objetivos.

Otro puntos a tener en cuenta es el del tiempo de posesión que es muy preciado a la hora que tenemos el balón; muchos técnicos prefieren realizar ofensivas para ejecutar con pocos segundos de posesión, mientras que otros entrenadores usan ofensivas más largas, según la plantilla con la que se cuente. Pero sin duda que las defensas deben jugar siempre con el reloj de 24 segundos para crearle más problemas al ataque.

Scariolo (s/f) afirma que “vuelven a ganar utilidad los ataque multi-uso, que se ajustan (más o menos perfectamente, no exacto al 100%, pero ejecutado con seguridad y rapidez, que llegar a la identificación de la defensa y a la elección del ataque “perfecto” con el reloj de 24 echándote encima), a crear problemas a todas las defensas”.

En esa frase el entrenador italiano explica muy bien lo que buscamos con este tipo de ofensivas: rapidez y fluidez. Entonces lo importante es tener en cuenta el no permitir que esas variantes defensivas nos perjudiquen nuestro andar en el juego, y nuestro plan. Sino que siempre tengamos previsto las variantes frente a lo que el equipo rival nos ponga delante.

 

1.5 ¿En qué momento de la temporada utilizamos las ofensivas universales?

En mi opinión las ofensivas de tipo universal son para utilizar en toda la temporada; de todas maneras creo que puede ser más importante utilizarlas al inicio de la temporada.

Si bien podemos utilizar estas ofensivas durante todo el año, fundamentalmente como opción si se nos plantea un partido donde nos estén complicando mucho con variantes defensivas, parece más lógico que estas ofensivas aparezcan al inicio de la temporada donde no tenemos muy aceitadas las ofensivas específicas para cada tipo de defensa zonal, combinada, etc.

Es claro que buscar la buena movilidad y la soltura en nuestros jugadores es algo fundamental al comienzo de la temporada. Pero muchas veces no disponemos del tiempo para realizar jugadas específicas que nos permitan lograr esto y utilizar ofensivas universales es un buen camino a seguir. ¿Esto quiere decir que solamente debemos utilizarlas en el inicio de la temporada? En mi opinión, no. Siempre en el arsenal de ofensivas que vamos preparando durante el año, debemos contar con esta opción sea cual sea el momento del año, ya que nos puede servir para enfrentar a algún equipo en especial.

A su vez, como siempre ocurre, es importante tener en cuenta cómo vemos a nuestros jugadores en el correr de los partidos, ya que pueden encontrarse muy cómodos con este tipo de sistema y debemos aprovecharlo. O tal vez les cueste mucho pasar de atacar una defensa individual a una matcheada o zonal y con este sistema podemos minimizar los riesgos de pérdidas de balón y de juego “trancado”.

defensa

jugadores

entrenador

jugadores

jugadas

defensa