Tras unos cuartos de final caracterizados por las importantes diferencias en las victorias de todos ellos a excepción del Croacia-Serbia, nos metemos de lleno en la ansiada lucha por las medallas, de especial relevancia en un torneo olímpico tan abierto como está siendo el actual.

ESPAÑA-USA

Tras el gran partido de nuestro equipo en cuartos de final donde apabullaron a Francia, el partido de hoy nos llega en un buen momento de forma y juego colectivo –a falta de saber algo más sobre el estado de Gasol-. Si contamos con Pau en buenas condiciones y los USA no nos toman en serio, pueden llevarse un disgusto. Nuestra aportación colectiva desde el movimiento en estático y la dureza defensiva serán determinantes para tener opciones para poder ganar el partido. Debemos medir nuestras transiciones ofensivas y de llegar jugando para no perder balones que puedan permitir contraataques rápidos de los USA donde son mortales. En defensa es clave que podamos puntear todos sus lanzamientos lejanos y controlemos el rebote defensivo a fin de no darles segundas opciones. Una vez cubiertos estos puntos y con un partido igualado al final, somos capaces de lo mejor. En cualquier caso, hay que medir también situación y marcador a fin de preparar paralelamente un posible partido por el bronce. Lo que es seguro es que nuestros chicos saldrán con toda la motivación del mundo.

AUSTRALIA-SERBIA

Partido incierto con el precedente cercano de la victoria Aussie por 15 puntos en la primera fase, si bien, Serbia ha ido a más a lo largo del campeonato y plantarán cara, sin lugar a dudas. De la mano de su núcleo duro Raduljica-Bogdanovic-Teodosic, Serbia cuenta con una rotación más profunda que los australianos y más equilibrada en posiciones exteriores. Australia tiene mayor dependencia en la creación de juego de Dellavedova, Bogut e Ingles y potencia de fuego de la mano de Mills, si bien, cuenta con una rotación más corta. Contará mucho la experiencia de ambos equipos en partidos a cara o cruz con mucho en juego.

Sigamos disfrutando de estos JJOO y, en concreto, del último repecho que nos queda a nuestra Selección para tocar la gloria, una vez más. Aquellos nacidos en los 90 y posteriores no son verdaderamente conscientes de cómo nos tocaba agachar las orejas una vez sí y otra también en los temidos cruces de cuartos de los diferentes torneos. Esos tiempos quedan maravillosamente pasados.

GREEN