defensa

fondo

jugadores

bote

jugadores

defensa

Introduce aquí tu Correo electrónico:

Baloncestotecnico Presenta Artículos

Artículo extraido de AMEBAL y escrito por Gabriel S. Ramiro :

Como bien sabemos, el objetivo del baloncesto es meter canasta y la forma más rápida, cómoda y quizá más vistosa y espectacular de hacerlo es mediante el contraataque. En categorías de formación no es sólo eso, es además una necesidad, algo natural, inherente a la condición humana. Los niños de 8 años quieren correr, es instintivo, una conducta innata.  Y esto, trasladado al juego, nos da la necesidad de hacer un juego rápido, pero no sin cierta estructura, reglas y formas de llevarlo a cabo para mayor éxito.

Es necesario optimizar el contraataque y su entrenamiento para obtener resultados positivos.

Esta es mi filosofía y forma de trabajarlo a lo largo de las diversas etapas de formación.

Video 1 de 4

Benjamín: En esta edad estamos todos de acuerdo en que es el único “sistema” de juego posible, correr bien, tener un buen 1×1 y si además conseguimos optimizar los espacios somos increíbles e imparables en ataque. Por tanto, para el primer año de competición primaremos un buen bote en velocidad, controlando el balón, siendo capaces de mandar la bola de una mano a otra impulsando bien con la mano perpendicular al suelo y sin necesidad de “meterla debajo” y por supuesto finalizando dicho bote con los dedos. Si a ese bote le añadimos un buen cambio en velocidad, siendo capaces de recuperar la línea del aro lo más rápido posible, estaremos ante un jugador muy difícil de parar. A esta edad ya debemos introducir el concepto “acompañar”, un detalle poco valorado en un principio que con los años es fundamental. Es imprescindible que lleguen compañeros con el balón y si pudiera ser por delante del mismo aún mejor, pero ese punto lo podemos ver en el siguiente año. Una vez conseguidos estos objetivos podemos introducir el primer pase de contraataque, tras rebote defensivo conseguir abrir el balón rápido a la banda nos dará una ventaja muy considerable sobre el equipo defensor. La lógica de abrir a la banda estriba en que el camino del balance defensivo es o debería ser por el carril central del campo, recordemos que el camino más corto entre dos puntos es la línea recta. Si conseguimos abrir el balón tras rebote podremos insistir ahora en que haya compañeros que vayan por delante de balón y encontraremos aquí lo que para mí es la mayor dificultad de esta edad: Pase tras bote y recepción del balón largo en carrera. Cuanto antes podamos cambiar la idea del “patadón para arriba” antes disfrutaremos del juego de contraataque. Otro detalle fundamental en el que tendremos que ser muy exigentes será la finalización, si entrenamos las entradas a canasta a un ritmo demasiado suave cuando el jugador llegue a máxima velocidad en un partido lo más probable es que falle y ahí volveremos al concepto inicial ¡ACOMPAÑAR!

Ejercicios que nos pueden ayudar serán:

1- Relevos de bote en velocidad.
2- Dos jugadores agarrando el balón en medio campo y a una señal del entrenador lucharla y el que se lo lleve ataca rápidamente en la canasta que tiene a su espalda y el otro intenta llegar a defender. El estímulo será visual o sonoro ya que con la nueva reglamentación el estímulo sonoro cobra fuerza en las categorías de mini.
3- Desde la esquina del campo contraria a la canasta donde queremos finalizar, situaciones de 1×1 en diferentes posiciones del defensor.
4- Dentro de la zona, un jugador delante y otro detrás con balón, lanza a canasta y el de delante coge el rebote mientras el que ha tirado se abre al lado del balón para recibir. Tras el primer pase el que rebotea corre por el centro y el de la banda avanza con bote en velocidad manteniendo la banda hasta pasado el medio campo. Si el jugador sin balón adelanta al compañero será obligatorio pasarle.

Video 2 de 4


Alevín: Para el tercer año de competición veo fundamental insistir en el primer pase tras rebote defensivo, incluso bajar a buscarlo donde sea necesario y lo más lateral posible. Asegurar ese primer pase nos puede dar el éxito y no practicarlo solventemente el fracaso de nuestro contraataque. Lo que suelo trabajar es no darlo nunca por encima de la prolongación del tiro libre, incluso atacarlo y no esperarlo para realizar una buena salida sobre la recepción con un pie, bien sea para bote o para pase de prolongación que veremos poco más adelante. El trabajo técnico lo deberemos desarrollar en dos aspectos, el pase sobre bote, tanto en mano fuerte como en débil, y en la capacidad de encarar y salir rápido sobre el primer pase. A esta edad ya es fundamental acompañar por delante del balón, más aún teniendo en cuenta que quizá estamos ralentizando el primer pase queriendo asegurarlo sobre manera. Tras la adquisición de estos conceptos podemos introducir lo que para mí es el paso definitivo y con el que se puede “vivir”, baloncestísticamente hablando, muy dignamente durante muchos años, dar dos opciones de segundo pase, uno en prolongación por banda y el otro en diagonal larga, siempre al aro e insistiré en este detalle, la diagonal debe ser al aro y nunca antes de la altura de la línea de tiro libre para evitar el balance defensivo del equipo rival. Cuando me refiero al “pase al aro” matizaré que la dirección perfecta sería una línea recta desde la posición del pasador hasta la esquina que forma la intersección de la línea de fondo con la zona del lado contrario del campo al que ocupa el balón, es decir, de lado débil. En cuanto a la prolongación por banda dependerá del tamaño del campo y la categoría en la que nos encontremos pero mi experiencia es que este jugador no debe recibir pasado medio campo salvo contadas excepciones. Así evitaremos campo atras y situaciones de trap defensivo.

Ejercicios que nos pueden ayudar:

1- Como (4) de benjamín pero añadimos un tercer jugador que se coloca al rebote
y se abre a lado contrario del rebote para ocupar calle lateral contraria al
balón y acompañar por delante.
2- Contraataque 3×0 ida con 3 calles y dos pases, vuelta por calle lateral.
3- 3×3. 2 jugadores en esquinas de tiro libre y un tercero en rebote, los tres con defensores, se lanza el balón desde tiro libre, si recupera la defensa salida de contraataque por banda y balance defensivo del otro trío. Si es el ataque quien coge rebote ataca en esa canasta, si logra encestar la defensa saca
rápido intentando sacar el contraataque tras canasta recibida.


Infantil:

Llegados a esta edad y a esta categoría debemos lo primero adaptar todo lo trabajado anteriormente a dos condicionantes nuevos que aparecen, campo y balón grande. Más aún si nuestro equipo no pasa por la categoría Preinfantil y da el salto directamente a Infantil federado o preferente. Este detalle puede ser muy relevante, si bien es cierto que físicamente el cambio hormonal es mayor tendremos jugadores de desarrollo tardío que en mini sobrevivían sin problemas pero que llegados a este momento tendrán muchas dificultades. Una vez solventados los problemas que puedan surgir de esta adaptación será el momento de introducir las tres calles de contraataque y la aparición del trailer por la calle central por detrás del balón. Gracias a esta aparición podremos alargar la situación de contraataque si el balance defensivo ha sido medianamente bueno de la siguiente manera. El jugador que llega con balón intentará forzar la penetración sobre su defensor, si tiene éxito podrá penetrar y ante una más que probable ayuda tendrá la salida con pase a la esquina contraria para un buen tiro o doblar dicho pase al trailer que se incorpora por calle central. En el caso de que el defensor haga bien su trabajo y no nos permita penetrar con facilidad, el jugador optará por echar el bote atrás y produciremos un doble corte, siendo el primero el trailer y el segundo el jugador de la banda contraria. El primero arrastrará defensores y el segundo puede recibir en carrera. A mi gusto, este segundo corte se debe realizar perpendicular al aro, a la altura de la línea de tiro libre y cayendo a continuación al aro. Sin embargo, a esta edad hay otro concepto que debe ser fundamental si no lo hemos introducido antes, esto es el bloqueo del rebote. Asegurar el balón en defensa y no dar segundas oportunidades marca la diferencia a cualquier edad pero es ahora cuando las diferencias físicas decíamos que se acrecentaban y ganar esa batalla asegura parte de la victoria en la guerra y por supuesto asegura la posibilidad de lanzar el contraataque. Más adelante podemos rectificar la idea del primer corte para que éste sea realizado por el alero del lado contrario de balón, realizándolo al aro y abriéndose a la esquina de lado fuerte para arrastrar defensores y abrir el espacio a los siguientes cortes de los trailers.

video 3 de 4

Ejercicios:

1- Como (3) de alevín pero en 4×4, insistiendo en el bloqueo de rebote y con la
aparición del trailer.
2- 4×0 forzando penetración y doblando esquina o atrás a trailer.
3- 4×0 con bote atrás, primer corte a esquina de balón y segundo corte del
trailer.

Cadete y Junior: A partir de aquí el contraataque podrá adoptar cinco calles, caídas de dos trailers, ocupar o no el poste bajo y muchas posibilidades que irán a gusto del consumidor y sobre todo dependerán de las características de nuestros jugadores, pero lo importante para mí, lo fundamental, es alargar lo máximo posible los posibles desajustes defensivos con una buena transición y un claro y fácil enlace a un sistema de juego o juego libre o reglado.

1- 5×0 con bote atrás como (3) de infantil introduciendo la inversión de balón para un bloqueo en “Flex”. Situaciones especiales: Hay diversas situaciones durante un partido en las cuales podemos sacar un especial rendimiento a un buen trabajo de contraataque y que suelo entrenar haciendo hincapié en conseguir una rápida ventaja.


Estas son
:
– Salto entre dos. En ciertas categorías de formación tan sólo hay un salto entre dos al inicio del partido y comenzar ganando siempre motiva. En mini sacaremos más partido ya que tenemos seis saltos. Si tenemos la casi total certeza de ganarlo coloco a los jugadores de la siguiente manera. Jugador alto detrás del saltador, dos jugadores a cada lado del saltador pero en campo defensivo y el jugador más rápido por delante y en lado contrario a la mano fuerte del saltador, es decir, si el saltador es diestro le colocaré a la izquierda y viceversa, a unos 45º de éste para que el golpeo en giro “normal” de muñeca pueda llegar a él. Ahora tenemos varias opciones de pase sobre el salto. La más segura es el pase atrás mientras los dos laterales se abren buscando la banda para recibir el segundo pase. Si recibe el lado de balón donde estaba el jugador rápido podemos prolongar por banda para que intente una penetración o buscar el pase a lado débil a la carrera del otro jugador lateral, e incluso doblar en la penetración al saltador que llega por el centro.

– Tiro libre rival. Los dos jugadores que no están en el rebote los colocamos uno en línea de tres y otro en medio campo para abrirse rápido al lado de balón tras rebote o canasta. El jugador que cierra rebote al tirador será quien corra por lado débil. Conclusión: En definitiva, el concepto que quiero siempre transmitir a mis equipos es el de velocidad, verticalidad y reacción cuando corremos el contraataque. Son muchos los detalles que me he dejado en el tintero, de los cuales algunos serán tratados en la charla en vivo y otros se quedarán para futuras ocasiones.

Video 4 de 4 y Final


defensa

jugadores

bote

jugadores

fondo

defensa