El rebote es uno de los fundamentos peor trabajados en España con respecto al resto de los países punteros europeos. La culpa se le ha echado tradicionalmente a la falta de estatura de los jugadores de baloncesto de nuestro país. Sin embargo, y a pesar de que las nuevas generaciones nos proveen de jugadores cuya estatura no tiene que envidiar al resto de Europa, seguimos manteniendo las mismas deficiencias. ¿Dónde reside, por tanto, el problema?.

Un equipo que trabaja bien el rebote defensivo obtiene las siguientes ventajas:

  • Dispone de una opción clara para iniciar el contraataque.
  • Evita segundas opciones de tiro cercanas al aro por parte del equipo atacante (opciones de tiro de alto porcentaje de acierto).
  • Mina la confianza de los tiradores del equipo contrario, que ven como sus tiros fallados siempre acaban en las manos de los defensores.
  • Incrementa la confianza defensiva del equipo, haciéndole ser mas fuerte en este aspecto del juego

No es necesario pensar mucho para llegar a la conclusión de que nuestro problema endémico de rebote reside en los entrenamientos que diseñamos y en los ejercicios que utilizamos para enseñar este fundamento tan importante. Generalmente no se trabaja con ejercicios específicos de rebote (tanto de ataque como defensivos), y cuando lo hacemos se cometen errores muy importantes como no mirar al balón, no trabajar la anticipación, no luchar por la posición, no utilizar los brazos, etc.

PARA DESCARGAR EL PDF COMPARTENOS  Y APARECECERA EL ENLACE PARA ELLO:

53 Ejercicios para trabajar el Rebote - Descarga el PDF

pdf gratisFundamentos

El trabajo de rebote debe basarse en tres aspectos fundamentales: la estatura, la fuerza y la técnica.

La fuerza y la estatura son dos aspectos que vienen dados por la fisiología del jugador. La estatura es imposible mejorarla, y la fuerza es mejorable hasta cierto punto por medio de un plan de trabajo físico muy concienzudo.

El punto que no debemos descuidar, y en base al cual podemos mejorar cualquier tipo de jugador, es el aspecto técnico. El objetivo fundamental hacia el que debemos orientar nuestro trabajo es el de capturar la posición. El gran punto débil del jugador que bloquea es el momento en que se gira a cerrar el rebote; ahí debemos usar fintas para ir a por el balón. Hay que jugar mucho con ese aspecto y trabajar las fintas para ese momento. Hay jugadores que por su talento innato son capaces de utilizar recursos ofensivos sin que ningún entrenador se los haya enseñado, aunque a la mayoría de los jugadores haya que trabajarles mucho esos aspectos.